domingo, 29 de abril de 2012

Kefta al horno


Dificultad: poca, pero mucho trabajo, ahora que si de esta no follas contempla la posibilidad del sacerdocio. Bonus para pijipis y gafapastas.

 Tiempo: receta larga entre 1:30 y 2 horas.

 Ingredientes:

1/2 kilo de ternera picada
1 patata mediana
2 cebollas no muy grandes
2 dientes de ajo
1 huevo Pan rallado
1 tomate grandecito
Jengibre molido (1 cucharadita de café)
Curri (media cucharadita)
Pimienta negra (al gusto)
Pimentón picante (media cucharadita)
Pimentón dulce (una cucharadita)
Tabasco (opcional)
Comino una cucharadita si es en grano media o algo menos si es molido.(molido o en grano, o prefiero en grano)
Orégano (opcional)

 En un bol grande poner la ternera, añadir todas las especias y la sal menos el orégano. Amasar amano bien hasta que esté todo bien mezclado. Añadir el huevo y amasar de nuevo, una vez esté mezclado ir añadiendo poco a poco el pan rallado mientras se continua amasando hasta que la mezcla deje pegarse a las manos. Si te gusta mucho el picante añadir unas gotas de tabasco. Dejan en reposo mientras se pican fino (yo lo hago con la batidora y el accesorio para picar) una cebolla y los dos dientes de ajo. Una vez picados añadir a la mezcla y amasar un poco más. Verás que vuelve a ponerse húmeda la mezcla por los jugos de la cebolla, añadir de nuevo pan rallado mientras se amasa hasta que vuelva a no pegarse a los dedos. Reservar mientras reposa (al menos 20 minutos si es más mejor).

 Poner el horno a calentar a 200º. Cortar en láminas finas la cebolla (yo utilizo la máquina de moulinex fresh, pero el cortador del rallador sirve perfectamente o un cuchillo si tampoco tienes de esto, pobretón). En una fuente apta para el horno y que no sea fea (presentaremos ahí) poner un poco de aceite en el fondo, y distribuir las láminas de cebolla uniformemente. Poner un poco de sal. Cortar en láminas finas las patatas (patatas a la panadera para entendernos) extender encima de la cebolla, poner sal, pimienta negra y un chorro de aceite de oliva. Meter en el horno caliente durante unos 20 minutos. 


Mientras las patatas cogen color. Cogemos la masa que estará ya reposada y haremos una especie de albóndigas alargadas (5-7cm de largo y unos 2cm de diámetro), y las pincharemos en una brocheta cortada para que sobresalga un poco por cada lado, o bien pincharemos un palillo por cada lado si no tenemos. Verás que la carne no tiene un color muy apetitoso, no te preocupes que cuando lo hornees quedará genial. Una vez tengamos esto sacamos la fuente de patatas y las ponemos encima bien distribuidas. Las metemos en el horno y las dejamos 10-15 minutos hasta que cojan un poquito de color por arriba. Mientras cortamos el tomate en láminas finas. Sacamos la fuente y damos la vuelta con cuidado a las keftas, ponemos las láminas de tomate por encima (intentando que todas estén un poco tapadas. Ponemos un poco de sal encima de los tomates, un poco de pimienta negra y un poco de orégano. Añadimos un chorro de aceite encima de los tomates y la kefta y de nuevo al horno. Una vez doradas y el tomate esté empezando a arrugarse ya está.

Sírvelas en la misma fuente. Se puede acompañar con tortas de maíz o con cus-cus.