jueves, 22 de diciembre de 2011

Carrillada de cerdo al horno crujiente.




Bueno, hoy como estoy generoso os traigo una receta para ligar de las chulas, ahora que estamos en fiestas este tipo de platos resulta bastante espectacular y además barato. Vamos que si con esto no pilláis hacéroslo mirar.

Dificultad: bueno, un poquitito más que las anteriores pero tampoco se necesita ser ingeniero.

Tiempo: 1 hora aproximadamente.

Ingredientes para 2 personas. You know? :guiño,guiño,codazo,codazo:

2 carrilladas
1 zanahoria
1 cebolla
1 patata grandecita
2 díentes de ajo
1 tomate (que sea bueno, yo uso kumato)
1y 1/2 brick de vino blanco de los pequeños (o un vaso y medio)
Aceite de oliva
Vinagre de manzana (o normal, pero estará más fuerte)
Pimienta negra
Orégano
1 cayena (opcional solo si os gusta mucho el picante)
Ñora molida (si no tienes puedes usar pimiento choricero molido)
Miel
Sal


Preparación:

Coge las carrilladas y córtalas por la mitad, como para hacer un libro. Colócalas en un plato hondo y pone un buen chorro de vinagre, dales la vuelta y otro chorrazo. Mantén en el plato durante unos 20 minutos aproximadamente dándoles la vuelta cada cinco minutos para que siempre esté todo en contacto con el vinagre.

Prepara una fuente (apta para el horno, las de plastilina por lo visto no valen). Pon un buen chorro de aceite en la base. Pela y corta la patata en láminas no demasiado gruesas ni delgadas. Hay lo mismo con la cebolla. Haz una cama con esto y espolvorea un poco de orégano, pimienta y sal.

Tira el vinagre del plato y seca las piezas de carne con papel de cocina (no lo pases por agua, no queremos comer plástico, ¿verdad?) no te preocupes que no tomará sabor del vinagre pero dejará la carne muy tierna. Pon el horno a precalentar, a 180º por ambos lados.

Coloca las piezas de carne abiertas en la fuente, corta el tomate en rodajas. Pon en medio de cada pieza un diente de ajo, una rodaja de tomate, un poco de orégano, pimienta y sal. Ciérralas. Añade la zanahoria cortada a rodajas, no las pongas enteras porque si no quedarán crudas probablemente, añade el resto de las rodajas de tomate y coloca una rodaja encima de cada pieza.

Salpimenta por encima todo lo anterior y añade una cucharada sopera de ñora (o el pimiento choricero si vives en un lugar tan triste que no puedes encontrar ñora). Añade la cayena. Añade un vaso de vino.

En un vaso aparte coge el vino restante (½ vaso) pon una cucharada sopera y media de miel, un poco de sal, ñora, orégano, pimienta y un buen chorro de aceite (una cucharada y media de café). Mézclalo todo bien (con un tenedor se hace fácilmente). Pon la mitad de la mezcla por encima sobre todo de las piezas de carne y del resto. Reserva la otra mitad.

Pon en el horno y cuando las piezas estén doradas les das la vuelta y añades el resto de la mezcla que hemos hecho. Otra vez al horno y a esperar que se dore por el otro lado.


¡Y voilá! Tienes un pedazo de plato espectacular. ¡Que aproveche!

1 comentario: